Generación distribuida en América latina

Home/Legislación/Generación distribuida en América latina

Generación distribuida en América latina

La inclusión en el sistema energético del autoconsumo fotovoltaico, con la idea de ahorrar en el consumo familiar del recibo de la luz, está tomando un protagonismo cada vez más relevante en la economía mundial. Recientemente, y en el caso de España, el nuevo Real Decreto Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética será un espaldarazo para esta tecnología

Algunos países de América latina tampoco son ajenos a estos avances y, aunque el desarrollo de esta tecnología no es uniforme (en algunos casos ni siquiera hay legislación al respecto) se están dando los primeros pasos en la dirección correcta.

Colombia

En marzo pasado se aprobó la Resolución CREG030 que reglamenta el procedimiento que debe seguirse para producir energía y vender el excedente al Sistema Interconectado Nacional. Dicho reglamento especifica potencia para generación a pequeña escala, de hasta 100 kW y la de sistemas fotovoltaicos y otras tecnologías entre 100 kW y un 1MW.

En la Resolución se puede leer: “se define un mecanismo fácil y sencillo para que los usuarios residenciales de todos los estratos, así como los comerciales y pequeños industriales, produzcan energía principalmente para atender sus propias necesidades y puedan vender los excendentes al sistema interconectado”.

Asimismo: “también aplica a las conexiones de los autogeneradores a gran escala mayores de 1 MW y menores de 5 MW”, aunque la resolución excluye a los sistemas de suministro de energía de emergencia, existentes o nuevos.

En este contexto, la energética Celsia propone un esquema de negocio a través de un contrato de compra de energía (PPA, por su acrónimo inglés), que, explican, “permite pagar por los kWh consumidos a un precio competitivo y tarifas estables en el tiempo, o por los kWh que genera el sistema solar fotovoltaico. De esta formas, ambas partes se aprovechan de los excedentes del sistema. Celsia asumiría la instalación, montaje y operación de servicio”.

Este modelo ya ha sido contratado por diferentes usuarios, desde centros comerciales, fabricas de alimentos o universidades.

Argentina

A finales de 2017 se aprobó la Ley 27424-2017 de “Regimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable integrada en la Red Eléctrica Pública”, que habilita a usuarios residenciales y a PYMES para la generación eléctrica de energía renovable para su autoconsumo , con eventual inyección de excedentes a la red.

A pesar del prometedor contenido de la Ley, a día de hoy se están haciendo las primeras pruebas reales de instalaciones de autoconsumo con contadores bidireccionales en usuarios residenciales y hasta que se generalice su uso el trecho por recorrer es largo.

Chile

El pasado mes de octubre se aprobó en el Senado por unanimidad el proyecto de modificación de la Ley General de Servicios Eléctricos, por el cual se podrá incrementar de 100 a 300 kW la capacidad instalada residencial, entre otras medidas que detallamos a continuación:

– Se amplía el rango de beneficiarios, no sólo a las personas que posean para su propio consumo equipos de energía solar, sino también a los sistemas comunitarios o de propiedad conjunta.

Desde el año 2015 destacan los proyectos de Net Billing, donde el sobrante que no consume el usuario de la instalación solar lo inyecta a la red. Son ya 2400 instalaciones en Chile con un total de 15.5 MW.

Con un mayor peso en el mix energético renovable están los Pequeño Medios de Generación Distribuida (PMGD) que comercializan energía en el mercado eléctrico, además de autoconsumirla a mayor escala, en este caso hay unas 150 conexiones con una total de potencia instalada de 400 MW.

Por último, hay que destacar el programa de Techos Solares Públicos, creado en 2015 y que busca instalar 300 sistemas fotovoltaicos en edificios públicos.

Perú

En 2015 se promulgó la Ley de Medición Neta. Si bien aún no está vigente, existe un Decreto Supremo, pendiente de la firma presidencial para su aprobación e implementación que propone la reglamentación para la generación distribuida en dos grandes tipos:

Hasta 200 kW con instalaciones de NetBilling, que permiten la venta de excedentes y entre 200 kW y 10 MW un sistema similar al chileno de Pequeños Medios de Generación Distribuida.

Expertos en el sector energético peruano aconsejan, al ser una tecnología en ciernes, ajustar convenientemente tanto las cuestiones relacionadas con la capacidades técnicas de la redes eléctricas para absorber estos sistemas, como el desarrollo de un esquema de retribución e incentivos de los usuarios.

Fuente: Revista Energías Renovables.

noviembre 20th, 2018|Legislación|

Leave A Comment